· 

Estudio del INTA dice que 1 de cada 3 niños de la JUNAEB almuerza dos veces

Investigación en la comuna de La Reina de Santiago de Chile, revela que el 35% de niños que recibe almuerzo vuelve a comer en su casa. Sólo el 60% come en la noche y cambia la cena por once, consumiendo pan con agregados grasos.

Chile es el quinto país del mundo con más niños y jóvenes con exceso de peso, superando incluso a EE.UU. y México, según un informe del Instituto para la Métrica de Salud y Evaluación de la U. de Washington y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

 

El último Mapa Nutricional de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) muestra que ya en prekínder, el 23,9% de los niños presenta obesidad y el 26,4% sobrepeso. Es decir, a los cuatro años de edad, la mitad de los niños tiene exceso de peso. En primero medio, el 13,4% de los alumnos es obeso y el 31,8% tiene sobrepeso, cifra preocupante y que año a año sigue creciendo: entre 2011 y 2016 la obesidad aumentó cinco puntos porcentuales, considerando que en 2011 era de 8,4%.

 

¿Qué se haciendo mal? Según un estudio del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (Inta) de la U. de Chile, que encuestó a más de 600 niños de la comuna de La Reina que reciben alimentación de Junaeb, se están cometiendo varios errores, especialmente desde los hogares. Primero: la cena se cambió por la once. “Todos los niños comen las tres comidas del día y una colación, pero solo el 60% come en la noche. Reemplazan la cena, un plato saludable, por la once, que es pan con agregados de grasa (mantequilla, cecinas, paté, etc.) y dulces (mermelada, manjar, bebidas y jugos azucarados) sin ningún consumo de frutas, verduras, pescados, lácteos sin grasas y otros alimentos saludables”, dice Fernando Vio, profesor del Inta y uno de los autores del estudio.

 

Mientras están en el jardín infantil, en general, los padres siguen manteniendo horarios especiales para los más pequeños, almuerzan más temprano, de once toman leche y la última comida es una cena. El problema, dice Vio, aparece cuando entran al colegio, entonces “los niños son incorporados a la rutina de los hermanos más grandes y de los adultos y eso implica tomar once y no cenar”.

 

A eso se suma que el 36% de los niños come doble almuerzo y el 20% doble desayuno, en la casa y el colegio. ¿La razón? Los desayunos Junaeb se entregan a las 9.30, cuando ya llevan una hora y media en el colegio (entregarlos más temprano significa contratar más personal u horas extras) y, en el caso del almuerzo, los niños no lo están comiendo porque, o no les gusta, o comen un poco y luego comen de nuevo en su casa, por lo que la comida que se entrega en el colegio se pierde. “Hay otros que, incluso gustándoles el almuerzo del colegio, llegan a almorzar a la casa, lo que promueve la obesidad y el sobrepeso”, dice Vio.

 

El tercer error son las colaciones. “Lo que llevan de la casa no es saludable, el 78% lleva golosinas o dulces, 48% bebidas o jugos azucarados y el 45% lleva entre $500 y $1.000 diarios para comprar alimentos que tampoco son saludables”, señala el investigador del Inta.

Comunas en problemas

Un análisis más exhaustivo del Mapa Nutricional (colegios municipales y subvencionados), revela que algunas comunas superan por 10 puntos porcentuales la cifra nacional de obesidad y tienen diferencias de hasta 20% entra las de menor y mayor prevalencia.

En Pirque, por ejemplo, el nivel prekínder tiene un 12,3% de obesidad, pero La Reina, 37%; mientras que entre los alumnos de primero medio de Vitacura registran 2,6% y Alhué 27,6%.

 

“Lo que ocurre en La Reina es bien particular. Desde que comenzó el kínder obligatorio aumentó la obesidad. Mucho párvulo viene con obesidad y sobrepeso desde la casa. Una vez que ya son parte del sistema educativo comienza a disminuir con la entrega de alimentación y actividad física”, dice Mariana Lira, nutricionista de Junaeb.

Es difícil explicar esta diferencia entre comunas. “En algunas funcionan planes específicos contra la obesidad. También influye el nivel socioeconómico como en Vitacura, donde hay menos alumnos y más acceso a plazas, juegos y lugares para hacer actividad física”, agrega.

 

Para Vio, es necesario que los padres se involucren más en la alimentación de sus hijos y por sobre todo, eliminen la once y retomen la cena como última comida.

Gracias al Mapa Nutricional, Junaeb lanzó Contrapeso, un plan que busca combatir las cifras de sobrepeso y obesidad, destaca Jaime Tohá, director nacional de Junaeb.

Fuente: http://www.latercera.com/noticia/estudio-del-inta-dice-1-3-ninos-la-junaeb-almuerza-dos-veces/

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0