· 

La BBC Ahora halla bacterias fecales en el hielo de cadenas de comida rápida

Ha sido en los restaurantes Burger King, McDonald’s y KFC

«Watchdog», un programa de consumo de la BBC, ha sacado los colores a las multinacionales de café y comida rápida instaladas en el Reino Unido, al demostrar que muchas sirven hielo con restos de bacterias fecales. Hace unos días un primer test reveló la presencia de los coliformes fecales en establecimientos de las firmas de café Nero, Costa y Starbucks. Ahora, en una segunda entrega, ha sucedido lo mismo con los restaurantes Burger King, McDonald’s y KFC. La causa de la contaminación del hielo se cree que radica en que algunos empleados no se lavan las manos tras acudir al servicio.

El programa hizo pruebas con el hielo de diez establecimientos de cada una de las hamburgueserías. McDonald’s fue el mejor parado, con solo tres casos de bacterias fecales. En Burger King fueron seis y en KFC, las famosas cadenas de pollo frito, siete sobre diez. Cuatro de los hallazgos en los restaurantes de BK y cinco de los de KFC se consideran «significativos». Las autoridades sanitarias recuerdan que en modo alguno las bacterias coliformes deben llegar al consumo humano, pues pueden transmitir enfermedades.

Las cadenas a las que han sacado los colores han reaccionado con palabras muy similares, recordando que «la limpieza y la higiene son nuestras prioridades» y asegurando que cumplen estrictos protocolos en el «almacenamiento y manejo del hielo». Sin mucho entusiasmo señalan también que seguirán revisando sus medidas sanitarias.

Los casos de falta de higiene en restaurantes del Reino Unido no son precisamente una novedad y cada cierto tiempo el público se ve sobresaltado con noticias sorprendentes. El pasado abril, Scott’s, un clásico londinense fundado en 1872, el restaurante favorito de Tom Cruise y Bill Clinton en la capital, fue degradado desde una puntuación en higiene de 5, que es la máxima, a solo un 1. Los inspectores incluso encontraronratones. El restaurante pretextó que «solo era uno», un pobre consuelo para su distinguida clientela.

La agencia estatal de seguridad alimentaria mantiene un sistema de control de la higiene de los locales y de su comida, conocido como FHRS por sus siglas en inglés. Inspectores municipales visitan restaurantes, pubs, cafés, hoteles y establecimientos de comida rápida y otorgan una puntuación que va de cero («se necesita mejora urgente») a cinco («higiene muy buena»). Los hosteleros reciben una pegatina con la puntuación y son invitados a pegarla en sus escaparates, además los resultados son públicos en una web.

Reconozcamos que Londres no es exactamente el paraíso de la higiene. A parte de que unos hábitos que dejan que desear, a pesar de haber mejorado en los últimos años, influye el haber preservado los edificios victorianos. Esas viviendas más que centenarias otorgan parte de su encanto a la ciudad, pero a cambio muchas albergan inquilinos no deseados: cucarachas y ratones.

 

Fuente http://www.abc.es

Escribir comentario

Comentarios: 0