· 

A medida que los niños ricos adelgazan, los pobres se vuelven más gordos

La brecha en las tasas de obesidad infantil está creciendo

 

Es a media tarde en Camberwell Green y las juntas de comida rápida se están llenando con los escolares. Algunos están en grupos de amigos, otros están recogiendo la cena con su familia. Es difícil escapar de la comida poco saludable en este vecindario del sur de Londres. Los carteles en los supermercados y en las paradas de autobús muestran ofertas de bebidas gaseosas y hamburguesas. Los portales de los vendedores de periódicos brillan con paquetes de dulces y patatas fritas. Incluso una iglesia, convertida de una sala de bingo, tiene una máquina expendedora de botanas en el vestíbulo.

Los hijos de Camberwell Green están entre los más gordos de Inglaterra. La mitad de los niños de entre 10 y 11 años tienen sobrepeso o son obesos (lo que significa que un niño de estatura promedio pesaría más de 40 kg, en comparación con un peso saludable de 35 kg). Por el contrario, en Dulwich Village, unas pocas millas al sur, donde los ingresos de los hogares son el doble, solo un quinto de los niños se encuentran en esa categoría, uno de los niveles más bajos del país.

Los niños pobres han sido más gordos que los ricos desde alrededor de la década de 1980. Pero en la última década, los ricos comenzaron a perder peso, ya que los pobres se hicieron más grandes. Esto es cierto en el pobre Camberwell y el elegante Dulwich, donde las tasas de obesidad infantil aumentaron respectivamente en diez puntos porcentuales y disminuyeron en dos en los últimos seis años. Y es verdad del país en general (ver tabla).

Desde la década de 1990, el público se ha vuelto más consciente de los riesgos de la obesidad. Los ricos y bien educados están en mejores condiciones para actuar de acuerdo con este conocimiento, dice Ronny Cheung, pediatra de Londres. Tienen más tiempo para cocinar comidas saludables en casa y es más probable que los pobres vivan cerca de espacios verdes o se unan a clubes deportivos.

Al mismo tiempo, ha habido un crecimiento desigual de las articulaciones de comida rápida, explica Thomas Burgoine del Centro de Investigación de Dieta y Actividad (CEDAR) en la Universidad de Cambridge. Él y sus colegas analizaron la densidad de los establecimientos de comida rápida en Norfolk entre 1990 y 2008. En las áreas más pobres aumentó en dos restaurantes por cada 10,000 residentes, mientras que en los más ricos creció en solo 0.5. En toda Inglaterra, hay 8.2 establecimientos de comida rápida por cada 10,000 personas, y 11.6 en las partes más pobres del país, según Public Health England, una agencia del gobierno.

La tentación de disfrutar se ve favorecida por la comercialización de alimentos grasos. Cancer Research UK, una organización benéfica, sugiere que los niños pobres son más propensos que los ricos a estar expuestos a anuncios de comida chatarra.

Las personas tienen una capacidad mental limitada para pensar sobre sus problemas, argumenta Hugo Harper, del Behavioral Insights Team, un grupo de expertos de propiedad pública que fue coautor de un informe reciente sobre el tema con Guy's y St Thomas 'Charity. Los padres preocupados por pagar el alquiler y mantener la electricidad son menos propensos a pensar en cocinar una cena saludable. Un experimento encontró que los sujetos a quienes se les pidió memorizar una larga serie de números eran más propensos que otros a elegir un pastel de chocolate con una ensalada de frutas. El estrés tiene un efecto similar.

Y puede ser cada vez más costoso comer bien. CEDAR descubrió que en 2002-12 los alimentos más nutritivos, como verduras y carnes no procesadas, eran más caros que las comidas poco saludables como las pizzas y las hamburguesas, y que la brecha de precios crecía cada año en alrededor de 10p ($ 0.13) por cada 1,000 calorías.

Los políticos han tomado nota. En abril, el gobierno introdujo un impuesto a los refrescos azucarados. Se espera que anuncie una nueva estrategia contra la obesidad en cuestión de semanas; Escocia establecerá su propio plan en el verano. El 30 de mayo, un informe del comité selecto de salud de los diputados recomendó que se prohibieran los anuncios de comida chatarra en la televisión antes de las 9 p.m. y que a los personajes de dibujos animados no se les permita anunciar aperitivos, entre otras medidas.

Pero las causas subyacentes de la obesidad infantil son diabólicamente difíciles de arreglar. Como dice Sir Michael Marmot, director del Instituto de Equidad en Salud de University College London: "Si quieres resolver el problema de la obesidad, primero tienes que resolver el problema de la desigualdad".

Este artículo apareció en la sección de Gran Bretaña de la edición impresa bajo el título "Grandes pequeños"

Fuente:https://www.economist.com

Escribir comentario

Comentarios: 0